Unas palabras del fundador Juan Cristóbal von Knobloch

Unas palabras del fundador Juan Cristóbal von Knobloch

Soy Juan Cristóbal von Knobloch, fundador junto con mis hijos: Elena, Alejandra y Joaquín, de esta bonita locura donde nos embarcamos, SCÁDIZ, y que aprovechamos estas líneas para presentaros.

Mi padre llego a Conil de la Frontera a final de los años cincuenta, desde Madrid para tener un retiro tranquilo alcanzando el sueño de su vida, tener una Finca junto a la playa. Era una persona inquieta y con mucha iniciativa, que le provoco ser pionero de algo desconocido en la provincia de Cádiz en aquellas fechas: el turismo. Siendo el primero en traer extranjeros a nuestra querida costa. Así fue el comienzo del complejo hotelero “Suites Cortijo Fontanilla” que tengo el gran honor de dirigir.

Tras el fallecimiento de mis padres tome las riendas del negocio familiar allá por los años ochenta, junto con mi mujer, apostando por una línea continuista en el trato al cliente aportando valores diferenciales adaptando los cambios que los clientes exigen. Hoy días, mis hijos son parte activa del negocio, aportando nuevas ideas como este proyecto que os presentamos.

En estos terribles momentos que nos esta tocando vivir con la crisis mundial del “COVID - 19” que nos ha tenido confinados, sin poder movernos, ni coger vacaciones imposibilitándonos disfrutar de nuestros amigos en el Cortijo Fontanilla, hemos trabajado sin descanso para poder acercar nuestra querida Cádiz a los innumerables amantes de ella. Por ello hemos emprendido un proyecto E- Commerce gourmet donde ofrecemos productos de ese tipo fabricados en nuestra provincia, donde contamos con vinos: blancos, tintos y rosados, jereces, vinagres, aceites, ginebras, conservas y sales.

Desde hace algunos años en Cádiz, se ha potenciado los caldos tintos y blancos, rememorando el siglo XIX. Estaba la provincia llena de tintos y blancos para la exportación desde Cádiz, Sanlúcar de Barrameda y el Puerto de Santa María hacia las américas, para que los emigrantes tuvieran el sabor de su tierra. Por el desarrollo de los transportes, se inició el cambio de cultivos a otras zonas, también paso lo mismo con los olivos, por ejemplo, en Chiclana de la Frontera hay un antigua molino de aceite del siglo XIIX llamado la Casa la Guardia.

Nos quedamos en la provincia de Cádiz con los sherrys y brandies, con la elaboración única de estos caldos hasta que han llegado las nuevas generaciones de bodegueros que se les ocurrió hacer un vino blanco de mesa que no era el conocido fino, un pecado para el publico en general hace ya muchos años y más aún cuando los nuevos emprendedores del sector decidieron cambiar la uva palomino, típica de las jereces, por las tintas para hacer vino tinto en la provincia de Cádiz, un pecado para los puristas, lo que nos sea Valdepeñas, Rioja o Ribera del Duero, no es vino, pero el tiempo ha demostrado que es un gran acierto por parte de los bodegueros de nuestra tierra.

En SCádiz, www.scadiz.com, hemos decidido empezar por pocas referencias, algo menos de cien referencias, de grandes empresas y pequeños emprendedores, de una calidad óptima, comprobando su calidad antes de comenzar el proyecto por ello hemos tardados unos meses en poder salir al aire.

Esperamos que este proyecto os guste, os ayude a acordaros de Cádiz, así mismo cualquier sugerencia de mejora estaremos encantado de recibirla para ofrecer la mejor calidad. Aprovecharemos este canal para ir contando historias, anécdotas, experiencias de los productos y gastronomía de Cádiz.

Os enviamos un caluroso abrazo, la familia von Knobloch.

 

 

Categoria: Vinos

Comentarios